Historia del Euro

El 1 de enero del año 1999 en todo Europa finalmente entre muchas idas y vueltas se decidió por implementar una moneda única. Aunque en todos los países del viejo continente se siguieron utilizando las monedas y billetes de las divisas antiguas hasta el año 2002. El euro,cuyo símbolo sería se convirtió en la moneda oficial de los países integrantes de la Eurozona el 1 de enero de 1999, y comenzó a cotizar internacionalmente. Eso significó que todas las monedas antiguas de estos países, incluyendo a España, dejaron de cotizar. Es decir, las divisas antiguas desaparecieron ya en el año 99, a pesar de que sus monedas y billetes continuaron utilizandose durante tres años más.

Hubo sin embargo algunas excepciones: Grecia, que en el año 99 no cumplía todavía los requisitos necesarios para integrarse al euro, no lo adoptó hasta recién entrado el año 2001. El Reino Unido, mientras tanto, se negó a renunciar a la libra esterlina, y Dinamarca rechazó el euro en referéndum como lo hizo Suecia.

Ya en el año 2002. Luego de invertir muchísimo tiempo y dinero en la adaptación de cajeros automáticos, cajas registradoras, computadoras, etc. el euro entró en circulación en doce de los países que conformaban la Unión: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Holanda y Portugal.

¿por qué se llamó Eeuro?

Cuando el euro se creó en el 99, dejó de llamársele ECU y se le eligió una nueva denominación. Luego de muchas idas y venidas se decidió que una moneda que pretendía ser la insignia de la concordia internacional que supuestamente había en Europa, ésta debía tener un nombre lo más neutral posible. Pero, ¿qué nombre? Pues Europa… Euro… euro. Era la opción más simple y sin demasiadas complicaciones.

En cuanto al símbolo que se le asignó al euro, según afirmaciones de la propia Comisión Europea está inspirado en la letra griega épsilon (ϵ), haciendo honor a Grecia como propulsora de la actual civilización occidental. Las dos barras paralelas y perpendiculares, que ya están presentes en otros símbolos como el de la lira italiana (₤), el yen japonés (¥) o el won coreano (₩), simbolizan la estabilidad de la moneda.

Ventajas de la adopción de una moneda común:

La adopción del euro como moneda única para tantos países constituye numerosas ventajas, sobre todo cuando se tiene en cuenta el comercio internacional. Algunas de ellas son:

  • Eliminación de los tipos de cambio: Las relaciones comerciales entre dos países con diferentes monedas se ven entorpecidas por las fluctuaciones de los valores de sus monedas. Por ejemplo, si el valor de la peseta bajaba en un determinado momento a comparación del franco francés, España podría comprar a Francia menos cosas que antes con el mismo número de pesetas. Al existir una sola moneda, este tipo de problemas desaparece.
  • Eliminación de los costes de conversión: Convertir una cantidad de dinero de una divisa en otra no es gratuito, tiene un costo que a pequeña escala puede parecer pequeño pero que cifra en un 0,5 % del PBI.
  • Estabilidad y Fortaleza: Al utilizarse muchos países, una catástrofe económica en alguno de ellos tendría poca repercusión neta en la estabilidad de la moneda… al menos, en teoría. La crisis económica del año 2008, sin embargo, derrumbó en cierta medida esta teoría.

Deja un comentario