Operaciones atípicas afectadas por el uso del dolar

Más allá de los viajes o las operaciones inmobiliarias, hay pagos menos visibles en moneda extranjera sobre los que amerita poner nuestra atención. El dólar es el tema obligado, está en boca de todos: desde el taxista, hasta el empresario, la ama de casa y el estudiante, nadie deja de seguir y comentar sus vaivenes. Aquellos que además suelen efectuar pagos en esa moneda o deben hacerlo por alguna circunstancia particular, sienten el golpe al bolsillo más fuertemente.
El dolar no se reduce al pago de viajes al exterior o viviendas, sino que afecta también otros gastos de muchos argentinos, a veces menos llamativos. En adelante te contamos algunos de estos casos:

* Verónica Peralta necesita hacerse un implante dental. Una parte se la cubre la prepaga, pero paralelamente, ella debe abonar 700 dolares, en billetes o en pesos al cambio blue. Como este caso, hay varios pacientes que por un tema de salud requieren operar con moneda extranjera.

* Carolina Ríos es profesora universitaria, los libros y enciclopedias son herramientas fundamentales para su trabajo. Se compró un Kindle hace un tiempo, donde suele descargarse libros en Amazon, que le cuestan entre 7 y 10 dólares. A pesar de la devaluación, no piensa abandonar el hábito. «Cualquier libro más allá del contenido vale entre 100 y 150 pesos. Tal vez me calme un poco, pero no voy a dejar de comprar», aclara.
Por otro lado Ríos está suscripta a la Enciclopedia Británica en línea, por 70 dolares al año. Si a fin del 2013 pagó $571, en 2014 la suma anual podría trepar a más de $761.

Mala noticia para los blogueros: algunos diseños de la plataforma WordPress, sobre todo los más nuevos, rondan los 75 dolares. Al dólar oficial, con el 35% de recargo, implica desembolsar alrededor de 800 pesos, solamente por la plantilla.

SERVICIOS DE CORREO INTERNACIONAL

Tanto FEDEX como UPS cobran en dólares los envíos al exterior del país. Despachar una encomienda a los Estados Unidos cuesta entre 70 y 100 dólares, esto depende del tipo de servicio contratado. Una opción que se encarece al ritmo de la devaluación.

NETFLLIX

El servicio online de películas cuesta 7.99 dolares por mes, que se cargan en la tarjeta de crédito. «Cuando empezamos a pagarlo en enero de 2012, costaba unos $35. Hoy, pagamos alrededor de $90. Por ahora, vamos a seguir suscriptos igual, porque las ventajas son enormes», cuenta Tomás Ordoñez, de 19 años. Hulu es otro sitio que frecuenta la familia Ordoñez, suscribirse sale lo mismo que Netflix.

APPS Y CANCIONES DE ITUNES

En la tienda de Apple, las canciones valen alrededor de un dolar, el año pasado, con el impuesto del 20% y un dólar a 6, valían alrededor de $7, hoy cada pieza de música ronda los $11. Algo similar ocurre con las apps que cuestan entre 0.99 y 2.99 dólares.

Trabajar en Argentina, ganar en dólares

Las únicas que podrían verse beneficiadas por la devaluación son las personas que trabajan en el país, pero cobran su salario en dólares. Aunque no todo es sencillo para este puñado de privilegiados, deben recurrir a todo tipo de estrategias para cobrar y reunirse con su sueldo.
A María, por ejemplo, la empresa para la cual trabaja de manera freelance, le gira el dinero a la cuenta de un familiar que vive en Uruguay. «Voy a buscar la plata de vez en cuando», cuenta.

Para la gran mayoría de estos trabajadores, el sueldo se convierte en un ahorro forzado con el que no cuentan todos los meses ya que tienen que esperar para tenerlo en sus manos debido a las restricciones. Una situación atípica que tiene sus pro y sos contra.

Deja un comentario